El ABC de Teo - Letras

EL ABECEDARIO DE TEO

36,00€
✔ Hay existencias

¿No me digas que no te gustaría tener un recuerdo de cómo escribías cuando eras peque? ¡A mi me encantaría!

Os aseguro que yo recuerdo como aprendí a escribir la letra "a" pero solo es un recuerdo en mi cabeza. Me gustaría mucho ver cómo hacía cada letra cuando estaba aprendiendo...

Categorías:
Etiquetas:

El abecedario de Teo inmortaliza su letra. Capta esos primeros momentos de trazos, de letras, de palabras, de nombres y los transforma en piezas de madera... Deja constancia de un inicio al mundo del aprendizaje, de la lectura y de la escritura...

¿De qué se trata pues? de digitalizar cada letra en una pequeña pieza de madera para formar un abecedario con la letra de tu hijo/a. La piezas miden (4cm x 4cm) de 3mm de espesor con el trazo del propio peque. Son abecedarios de 36 piezas: 21 consonantes (1 pieza / letra) y 15 vocales (3 piezas / letra). Cada pieza tiene un peso muy ligero que la hace ideal para las manos más pequeñas.

¿Cómo lo hacemos? La criatura debe escribir un abecedario en una hoja en blanco (sin cuadrículas, ni líneas), con un rotulador (si puede ser de punta gruesa) y, sobre todo, que las letras no se toquen entre ellas. Y luego nos mandáis este papel escaneado a info@lamamavaca.com

El tiempo de creación del abecedario es de 1 semana y lo recibirás en una bolsita de algodón orgánico certificado.

Nos parece un regalo y un recuerdo súper original que se puede ir repitiendo a lo largo de los años para ver cómo evoluciona el trazo.

Más información sobre su creadora:

A Sílvia la conocimos en una formación de porteo y nos pareció una mujer muy potente, con las ideas muy claras y con la creatividad a flor de piel. Esta propuesta le nació durante una excedencia para cuidar de su hijo porque siguió a su instinto y ganas de seguir acompañando a las familias en este momento tan mágico de la escritura. Todo está hecho localmente con sumo cuidado y cariño, y para nosotras dar visibilidad a un proyecto así nos da mucha alegría. ¡Reinventarse en época de pandemia vale doble!